Tierra Adentro 65 In memoriam de nuestros muertos y la solidaridad social.

Por Víctor Manuel Sánchez Bandala

A un año del reciente desastre nacional y a 33 de un suceso trágico similar, donde sobresale la solidaria actitud de miles y miles de mexicano en favor de sus connacionales, es menester resaltar la bondadosa  cualidad  de quienes sin ninguna retribución ni beneficio personal “hacen algo por los demás”.

El tema viene al caso luego de que cientos de hombres, mujeres y niños en una acción totalmente solidaria y comprometida con su entorno, trabajaron durante tres días en favor de la sobrevivencia de la presa Jalpan.

Mejor la comunidad y sus habitantes han demostrado que si se puede trabajar en beneficio de la presa Jalpan que las dependencia y gobiernos en turno que sistemáticamente niegan una realidad absoluta, el azolve de la presa es bastante notorio, disminuyendo su capacidad de captación de agua.

Construida hace más de cuatro décadas con capacidad para aproximadamente  de ocho millones de metros cúbicos de agua, actualmente se estima que cuando mucho dicho embalse tiene capacidad para contener hasta cuatro millones de litros del vital líquido. Pese a que desde los gobiernos estatales de Ignacio Loyola Vera, Francisco Garrido Patrón y José Calzada Rovirosa el periódico regional MENSAJEROD E LA SIERRA GORDA ha mencionado el notorio azolve de la presa Jalpan, obviamente ninguna autoridad ha hecho el más mínimo esfuerzo por atender ese tema.

Incluso, con gran facilidad se descarta la necesidad de desazolvar la presa Jalpan aduciendo que es falso y especulativo que ese embalse requiera una acción para desalojar las toneladas y toneladas de lodos que reducen su capacidad de almacenamiento.

Bien ante la inmovilidad  y claro desinterés de las autoridades responsables, federales y estatales, para desazolvar la presa, cientos de Jalpenses y de la región serrana se han dado a la tarea, por su propia convicción de “hacer algo”.

En efecto, cientos de personas, hombres, mujeres y niños de manera desinteresada y solidaria,  y sólo mediante de una efímera invitación a través de  las redes sociales,  convocada por el ciudadano Abel Montero Montes, han logrado desazolvar  el suficiente lodo (abono)  para que ingresen más de 600 mil litros de agua a ese embalse.

Hubo duras críticas y no pocos comentarios  desfavorables que descalificaron la propuesta de desazolvar la presa con pala en mano y con cubetas, sin embargo, está claro que  el resultado es maravilloso.  Camiones, camionetas y cientos de ciudadanos, por su propia cuenta, durante tres días, previos al arribo de las lluvias,  obvio sin el apoyo y ayuda de las dependencias han dejado testimonio nuevamente que mientras “el gobiernos se cruza de brazos, la sociedad organizada lucha por su bienestar”. Felicidades por esa actitud y temple solidario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *