Capacita UAQ: Manejo de picaduras y mordeduras provocadas por animales de ponzoña

  • Destacaron la necesidad de que los primeros respondientes de este tipo de accidentes sepan de síntomas, venenos y mejor atención a los pacientes.

Querétaro. En 2017, el Hospital General de Querétaro atendió mil 800 pacientes que habían sido víctimas de un animal de ponzoña; de ellos, mil 300 resultaron picaduras de alacrán, alrededor de 200 mordeduras de araña viuda negra y únicamente 10 por mordeduras de serpientes –el resto no se determinó-.

Así lo dio a conocer la especialista Mtra. Sandra Cruz Pérez, responsable de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) “Vivario de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ)”, durante la conferencia inaugural de la “Jornada para Emergencistas: Tratamiento de pacientes mordidos y picados por animales de ponzoña”, que se impartió a analistas de riesgo, brigadistas, enfermeros y Técnicos en Urgencias Médicas en el Hospital General del ISSSTE, en colaboración con la Coordinación Estatal de Protección Civil del estado de Querétaro (CEPCQ).

La Mtra. Cruz Pérez manifestó que en la mayoría de los casos en los que un paciente refiere haber sido mordido o picado, los primeros respondientes –generalmente paramédicos- no saben identificar los síntomas que provoca cada especie, por lo que el tratamiento suele ser genérico y a veces equivocado; de ahí que estas capacitaciones sean necesarias.

Las picaduras por alacrán son las más comunes en el estado, explicó la también paramédico en activo, quien indicó que hace algunos años se tardaba más en hacer efecto el envenenamiento, pero que, con el aumento de la temperatura ocasionado por el cambio climático, ha aumentado la gravedad de los casos.

“El rango de edad más frecuente de las víctimas de picaduras de alacrán generalmente es de entre los 15 y los 44 años. Generalmente las picaduras ocurren cuando nos ponemos los zapatos o la ropa en donde estos animales llegan a resguardarse; o también cuando la gente se va a dormir, porque no se revisan las camas antes de acostarse y ahí también suelen estar los alacranes”, señaló la Mtra. Cruz Pérez.

La especialista expresó que hay muchos remedios “caseros” que la gente suele aplicarse en el caso de picaduras de alacrán, como el ajo, pero que éste no ha demostrado tener propiedades faboterápicas, por lo que no actúa como antídoto.

En lo que respecta a los accidentes ocasionados por mordeduras de serpiente, la bióloga indicó que los hospitales que atienden más casos, en orden de importancia, son: Cadereyta, Jalpan, Querétaro, Amealco y Pinal de Amoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *