Desde un escritorio. Muchacha.

Por José Ricardo Sánchez

Muchacha, usted no me conoce,

pero le aseguro no quiere

perderse ningún momento de mi compañía.

No es que sea muy bueno al momento de

darle mie experiencia desenfreno, no…

yo a usted la considero como mi igual,

mi otra mitad.

Le propongo buscar un vía corta para

llegar a la felicidad, decirle que

usted es mi universo al oído y

que no hay residuo en lo que le entrego a usted.

Todo lo que le entrego es poquito pero hermoso y

la magia de los sentidos te

irá diciendo que el gusto no está equivocado y

los besos te dejarán en mi ritmo.

Envuélvete en mi cuerpo,

desnúdate de mi piel,

cómo me gustaría que tú misma pusieras

tu ropa en el suelo o

que dejaras tus brazos en mi cuello…

mis manos cuidaran tus caderas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *