Desde un escritorio. Morena.

Por José Ricardo Sánchez

Mujer morena, desde donde me buscas,

me gustan tus manos que acaricio como   

si besara una probabilidad de ganar la lotería.                   

Te has quedado en mi alma.                                               

No eres mía, solo estas hecha a la medida de mis manos,

con ellas te construiré un mundo…  

con ellas te construiré un mundo…

Mujer, señorita yo no quiero que seas para mí,

nomás busca entre mis sueños

un espacio para que te quedes aquí.

Te contemplo, busco la huella que

deja mi piel sobre tus muslos,

yo no te quiero, yo te necesito tiernamente

para no morir, para calentar tus pies fríos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *