Anécdotas de mi Tolimán y más… Contadas por José Hurtado. El Santo Cristo

En una ocasión en una comunidad del municipio de Huimilpan tenían una de las secas muy duras, las plantas y el ganado se estaban secando  y muriendo.

Se reunieron en la ermita de la comunidad y decidieron pedirle permiso al párroco del municipio de sacar al Santo Cristo para pedir las lluvias y obtuvieron el permiso, se llevaron al Santo Cristo a peregrinar a las milpas y lo regresaron a la iglesia.

Por la tarde  se formó un nubarrón y les cayó un torrencial aguacero que hiso destrozo por todos lados, en las milpas, en las acequias y los caminos; en fin fue un desastre total que al día siguiente fueron a ver al padre ahora para pedirle la imagen de la Virgen María.

El padre intrigado les pregunto que para que, si ya les había llovido bastante a lo que los campesinos le respondieron que para que viera las chingaderas que había hecho su hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *