Tierra Adentro “Ser o no ser”

0
353

Por Víctor M. Sánchez Bandala

Las definiciones partidistas comienzan a dar luz verde, abierta o discretamente  se abre el horizonte que habrá de determinar  el relevo o la reelección  de cargos en la región serrana y el semidesierto para los gobiernos locales y diputación local  albiazul.

La reforma política que da la oportunidad en este 2018, por primera vez de proponer la ratificación en los cargos de elección popular en los gobiernos municipales y diputación está a punto de poner a prueba la calificación que la ciudadanía dará a sus representantes populares electos democráticamente en el 2015.

Como se sabe, toda la región serrana, con excepción de san Joaquín se pintó de azul en la pasada contienda electoral, comicios  que además se distinguieron por la asignación de cargos bajo la responsabilidad y liderazgo de mujeres.  Hecho, sin lugar a duda nunca antes previsto y menos en la zona norte del estado donde el machismo había predominado política y socialmente hablando.

Hoy de frente al proceso electoral que concluye y se define  el 1º  de julio del 2018, a menos que haya alguna impugnación, el panismo encara su primer reto de valoración ciudadana al proponer la ratificación de sus abanderadas tanto en la diputación local como en los gobiernos municipales.

Sobre este tema,  Acción Nacional se perfila para andar sobre un “sinuoso camino”, nada planito y muchos menos cómodo, considerando que “no todo ha sido azul celeste o color de rosa” a lo largo de lo que va del presente trienio, sobre todo tomando en cuenta el desempeño de sus funcionarios electos.

Ya encarrerados en esta cuestión, por ejemplo la definición que habrá de tomar la dirigencia albiazul y el primer panista en la Entidad, o sea el mandatario estatal, Francisco Domínguez Servién sobre  el registro para buscar la reelección o el relevo de cargos será bajo una valoración minuciosa, técnica, política y social. Nada de amiguismo si se quiere ratificar el empoderamiento partidista.

De entrada se puede asegurar, desde este espacio de opinión que  en la zona norte del estado sólo Jalpan de Serra y la diputación por el XV Distrito Local Electoral, con Selene Salazar Pérez y Atali Sofía Rangel Ortiz  serán ratificadas para buscar la reelección.

No así en los municipios de Arroyo Seco, Landa de Matamoros, Pinal de Amoles y Peñamiller donde las expectativas y la percepción de la ciudadanía sobre sus gobernantes han dejado mucho que desear, según parece.

Así pues, en Arroyo Seco, María Dionicia Loredo Suarez (Diony), de acuerdo a la percepción ciudadana hasta el momento no presenta un papel relevante como un gobernante que le permita ser ratificada para buscar la reelección. En caso de relévelo en esta demarcación,  la aspiración podría recaer en la estimada maestra, María Eugenia (Maru)  Gómez Hernández  esposa del ex Edil, Ángel Atanasio  Balderas Torres.

Igualmente en Landa de Matamoros, doña Mary Amador Covarrubias se encuentra muy por debajo de la confianza de la mayor parte de la gente por lo que, seguramente  será relevada por alguna mujer que pueda defender con fuerza y capacidad la bandera albiazul, quedando en la personalidad de Marina Ponce Camacho  y/o  Ivette Landa Ruíz.

Pinal de Amoles, bajo el gobierno  municipal de Gloria Rendón García, pero sobre todo por el indiscreto y abusivo actuar de su esposo al frente del DIF municipal tendrá que haber relevó, siendo principalmente la maestra Soledad (Sol)  Morado García, con magnifico empoderamiento  social la que se perfile al cargo  de aspirante  a la presidencia municipal Pinalense.

Y finalmente en Peñamiller se estima también el  relevo de doña Margarita (Mago)  Hernández Aguilar, quien a pesar de su esfuerzo y sensibilidad personal no logro contar con un buen equipo de trabajo,  quedando en suspenso la posibilidad de que  sean  Rosa María Hernández Rubio y/o Ana Luisa García.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here