Reflexiones. Quiero matar a mi vecina…

0
68

 La hija llega y le dice a su padre:

-PAPÁ, no soporto más a la vecina, quiero matarla. Pero tengo miedo que me descubran. ¿Puedes ayudarme? El padre responde:

-Claro que si mi amor, pero tendrás que visitarla amablemente todos los días durante un mes, para que cuando ella muera, nadie desconfíe que fuiste tú quien la envenenó. Debes cuidarla muy bien, ser gentil, pasiva, cariñosa, agradecida, paciente, menos egoísta, escucharla más, para así poder aplicar el plan. ¿Ves este polvito? Todos los días deberás echárselo en su comida. Así ella morirá poco a poco.

Pasados 30 días, la hija vuelve a decirle al padre:

-Ya no quiero que ella muera, la amo. ¿Y ahora como hago para cortar el efecto del veneno?

El padre entonces le responde: No te preocupes. Lo que te di fue polvito de arroz. Ella no iba a morir, pero tú sí, porque el veneno y el orgullo está en ti.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here